reflexiones anecdotas parabolas pensamientos poesiasyoraciones espiritualidad centrodeespiritualidad edeca edecam correo enlaces

  

El pensamiento mata

Un campesino llamado Tomás no encontraba su machete.

Comenzó a sospechar de Juan, uno de sus vecinos.

Lo espiaba en todas partes, y veía que su manera de andar, el aspecto, las palabras, y hasta los ademanes, eran los de un verdadero ladrón.

No cabía la menor duda: Juan le había robado el machete.

Entonces volvió a observar a Juan, y notó que su modo de caminar, su aspecto, sus palabras y hasta sus ademanes, eran en todo y por todo los de un perfecto hombre de bien.

Lich -Tze


Los otros se convierten en lo que pensamos de ellos; así un mismo campesino puede ser ladrón u honrado en su manera de andar, aspecto, palabras y ademanes, dependiendo de que nos falte el machete o algo de lo nuestro. Él siempre es el mismo, pero los ojos que miran dan distinta imagen, simplemente porque ha cambiado el pensamiento. Nosotros mismos somos el resultado de lo que pensamos y según es nuestra vida, así surge la calidad del pensamiento.

Para algunos escritores, la mente es el determinante absoluto del rumbo de nuestras vidas. “No hay nada bueno o malo, sólo lo que el pensamiento califica de tal” (Shakespeare). El estado de ánimo funciona según son los pensamientos: “La gente está contenta cuando decide estarlo” (Lincoln). La realidad de nuestro mundo, las luces y sombras de nuestras relaciones están en relación con lo que deseamos: “Cambia tus pensamientos y cambiarás el mundo” (Peale).

Con los pensamientos creamos imágenes y con éstas los hechos. “Nada es más poderoso que una idea a la que le ha llegado su hora” (Víctor Hugo). Si nos imaginamos que no hay barreras para el que cree y que todo es posible para el que ama, actuaremos impulsados por estas ideas positivas. Si, por el contrario, pensamos y nos imaginamos que no se puede conseguir nada y que las personas son mentirosas, aprovechadas, desconfiadas, así serán los resultados que se cosechen. Cada uno es el guionista, director y productor de sus ideas mentales. Según nademos en confianza o desconfianza, así nos rodearemos de personas optimistas o pesimistas, ya que la acción es el resultado de la imaginación.

Es importante, pues, el disponerse a hacer todo lo necesario para obtener pensamientos positivos. Quien está verdaderamente decidido a querer conseguir lo que pretende, no hay obstáculos que le impidan seguir adelante, ni nada negativo que tenga poder sobre quien así planifica. Los pensamientos son reales, son vida o muerte, según nosotros lo deseemos y decidamos.

Para ver el Blog del P. Eusebio: http://lafuentequemana.blogspot.com/