reflexiones anecdotas parabolas pensamientos poesiasyoraciones espiritualidad centrodeespiritualidad edeca edecam correo enlaces

  

Luz para ver

A un grupo de activistas sociales que habían acudido a él para que bendijera un plan que estaba a punto de ejecutar, les dijo el Maestro:

“Me temo que lo que necesitáis es luz, no acción”.

Y más tarde lo explicaría: “Combatir el mal con la actividad es como combatir la oscuridad con las manos. Lo que necesitáis es luz, no lucha”.


A. de Mello

“Dios nos ha creado a todos iguales. Todos tenemos la misma dignidad. Sin embargo, constatamos que pueblos, razas e individuos no gozan de los mismos derechos y bienes: 20 países más ricos (el 16% de la población) tienen el 70% de la renta mundial. Más de 100 países tienen renta anual menor de 100 dólares. Algunos países, en la África Negra, tienen un 350 por mil de mortalidad infantil. Un multimillonario boliviano se gastó en una noche de fiesta cerca de 2 millones de dólares. Con el dinero que se gasta en armamento se podría solucionar el hambre del mundo.

Si a estos datos estadísticos añadimos las distintas filosofías que han hecho de los humanos unos monstruos, el panorama se ennegrece mucho más. “Debemos exterminar a los judíos allí donde los encontremos y cada vez que sea posible” gritaba Hitler. Y efectivamente desaparecieron más de 6 millones.
Ante la miseria de tanta gente y la discriminación de razas, pueblos y colores, es responsabilidad del ser humano el cambiar nuestro panorama. Es cierto que existen campañas de hambre, alfabetización, sanidad, subnormales. Pero todos tenemos que aprender a convivir, con nuestra familia, nuestros vecinos, diferentes nacionalidades, razas, religiones, culturas y reconocer los derechos fundamentales de cada persona. Todo ser humano es mi hermano, el de cerca y el de lejos; el que comparte las mismas ideas religiosas y políticas y el que piensa distinto...”Todos los bautizados en Cristo se han revestido de Cristo; ya no hay judío ni griego; ni esclavo ni libre; ni hombre ni mujer, y que todos ustedes son uno en Cristo” (Gal 3,26-29).

“Solamente la caridad y el amor salvarán al mundo. La violencia traerá siempre nueva violencia” (R. Follereau). Es difícil seguir esperando para todos aquellos que han conocido desde niños la discriminación, la injusticia de otros seres humanos. No hay otra alternativa para nuestra humanidad si no es la de amarnos, la de escoger el “extremismo del amor”.

Para ver el Blog del P. Eusebio: http://lafuentequemana.blogspot.com/