reflexiones anecdotas parabolas pensamientos poesiasyoraciones espiritualidad centrodeespiritualidad edeca edecam correo enlaces

  

El niño que quería ser televisor

La profesora ha puesto a sus niños un ejercicio en el que les pide que expliquen qué animal o qué cosa les gustaría ser y por qué. Un niño de ocho años ha respondido que a él le gustaría ser un televisor ¿Por qué? Porque así sus padres le mirarían más, le cuidarían mejor, le escucharían con mayor atención, mandarían que los demás se callasen cuando él estuviera hablando y no le enviarían a la cama a medio juego, lo mismo que ellos nunca se acuestan a media película”.

La tele es el mejor invento para muchos padres, porque gracias a ella pueden desentenderse de sus hijos, sentándoles delante del aparato que les habla, pero que no les puede mirar ni hablar. Los niños necesitan que se les dedique tiempo, que se les escuche sus preguntas tontas, que se les mire con atención como se mira sin parpadear los deportes, las novelas o una película interesante.

La doctora Helen Kaplan, sicoterapeuta familiar en EUA, fue invitada a un programa de TV. Le preguntaron: Díganos tres fórmulas para hallar la solución a los problemas de pareja y de familia. Ella aclaró que no había reglas mágicas, que sus tres fórmulas eran: dialogar, dialogar, dialogar.

El diálogo es la clave para crecer en el amor, pues exige escuchar, comprender, ceder en las ideas propias y ser sincero. Para dialogar necesitamos tiempo, mucho tiempo; sólo dedicamos tiempo a lo que amamos o nos interesa desde algún punto de vista. El diálogo permite que se abra el alma y, al calor del amor, se sanen las heridas acrecentadas por la falta de comunicación.

Lo aprendido en el hogar no se olvida. El Papa Juan XXIII escribió a sus padres en su quincuagésimo aniversario estas palabras de agradecimiento: “Desde que salí de casa a los diez años de edad, he leído muchos libros y he aprendido muchas cosas que ustedes no podían enseñarme. Pero lo poco que aprendí de ustedes en casa es ahora lo más precioso e importante que sostiene y da vida y calor a las demás cosas aprendidas después de tantos y tantos años de estudio y enseñanza”.

Un niño puede aprender muchas cosas en la TV. Bien usada es un medio excelente de formación y de descanso. Mas sólo de sus padres, del amor, cuidado y tiempo que reciba de ellos podrá recibir calor y fuerza para el futuro.

Para ver el Blog del P. Eusebio: http://lafuentequemana.blogspot.com/