reflexiones anecdotas parabolas pensamientos poesiasyoraciones espiritualidad centrodeespiritualidad edeca edecam correo enlaces

  

Basta un fósforo

Basta una yesca (un fósforo) para quemar una granja que fueron necesarios muchos años para construirla. Eso no es difícil. No es complicado. Hacen falta meses y meses, ha sido necesario trabajo y trabajo para hacer que crezca la mies. Y basta una yesca para quemar la mies.

Ch. Peguy


Hacen falta meses y meses para que crezca la mies. Son necesarios años y años para llegar a ser mujer u hombre. Sin embargo, basta un fósforo para que en un momento se pueda echar a perder el esfuerzo de un granjero; basta un sablazo para terminar con la vida de un ser humano. Así es la vida, construir hábitos de bondad, de amor nos lleva años y años; pero basta un momento de ira, de egoísmo, de impaciencia para acabar con la amistad y la fraternidad.

Es necesario, pues, abrir los ojos y los oídos, para descubrir la importancia de las cosas o acontecimientos insignificantes. Las grandes amistades se prueban en los pequeños gestos; los grandes encuentros se alimentan de pequeñas reuniones; quien es fiel en lo poco, también lo será en lo mucho. Son precisamente los detalles insignificantes los que reflejan el corazón de las personas.

Igual que matamos con una mirada airada o una palabra áspera, podemos dar vida con una mirada amorosa y una palabra amable. El odio y el amor no sólo se demuestran en lo extraordinario, sino en las cosas de cada día hechas con resentimiento y venganza, o con ternura y delicadeza. Son los pequeños actos de gratitud, de respeto, de comprensión y de nobleza, los que de alguna forma nos revelan la presencia de Dios que es la fuente y la fuerza de todos los milagros de cada día.

Para ver el Blog del P. Eusebio: http://lafuentequemana.blogspot.com/