reflexiones anecdotas parabolas pensamientos poesiasyoraciones espiritualidad centrodeespiritualidad edeca edecam correo enlaces

  Dios nos busca

 

Buenos días. Ayer hablaba de la búsqueda de Dios. Tiene que quedar claro que, en esta búsqueda, es importante que nos demos cuenta que, si buscamos a Dios, es porque nos damos cuenta de que él nos busca primero. Escuchemos lo que nos dice san Juan de la Cruz.

Dios siempre sale al encuentro de la persona humana, de la oveja perdida, del hijo que se marchó de casa. En esta historia de búsqueda y encuentro, la iniciativa y la parte más importante la lleva El. Dios es el principal agente y el principal amante. Porque ama, se da y se entrega totalmente.

“¡Oh Señor Dios mío!, ¿quién te buscará con amor puro y sencillo que te deje de hallar muy a su gusto y voluntad, pues que Tú te muestras primero y sales al encuentro a los que te desean?” Palabras de San Juan de la Cruz en Dichos de Luz y Amor, nº 2

San Juan de la Cruz nos dice en varios lugares cómo obra Dios:

“Se adelanta y sale al encuentro de los que le buscan” (Dichos de Luz y amor, nº 2)

“Más busca Dios al alma, que el alma a Dios” (Llama de Amor Viva, 3.28)

“Sobrepasa siempre en generosidad a la capacidad humana” (Subida del Monte Carmelo lib. 2.18.7).

“Se acomoda al paso de cada persona sin forzar a nadie” (Cántico Espiritual, 23.6)

La actitud de la persona humana, será de apertura y de acogida, dejando el camino libre para que Dios obre sin estorbarle, pues Él sabe cómo, dónde y de qué manera encontrarnos. El es el que nos busca. El es el que nos espera (Llama de Amor Viva, 3.66)

Te busco, Señor,/ Sin ti no existe paz,/Como la tierra agrietada/ suspira por el rocío, / así anhelo / tu canto y tu pan.
Me siento atraído / hacia ti, / con la misma fuerza / que el río cabalga hacia el mar.
Te busco, Señor. / Sin ti no hay reposo / ni buen despertar.