reflexiones anecdotas parabolas pensamientos poesiasyoraciones espiritualidad centrodeespiritualidad edeca edecam correo enlaces

  

No hay temor en el amor

 “¿Qué es el amor?”, preguntaron los discípulos al Maestro.

Él respondió:

“El amor es la ausencia total de miedo”.

“¿Y a qué es a los que tenemos miedo?”, preguntaron ellos.

“Al amor”, respondió finalmente el maestro.

Anthony de Mello



El amor es la ausencia total de miedo. Mas el amor perfecto, el que expulsa el temor, exige el lanzarse, el entregar la vida sin reservas. “siempre he creído que la vida no vale la pena más que cuando se la pone a una carta, sin restricciones, sin reservas; son innumerables las personas, muy especialmente en nuestro tiempo, que no lo hacen por miedo a la vida, que no se atreven a ser felices porque temen que si lo hacen, se exponen a la vez a ser infelices” (Julián Marías).

Efectivamente, nuestro problema es ese miedo al compromiso, al apostar y perder. Por eso todo compromiso definitivo, de por vida asusta: matrimonio, vida religiosa, sacerdocio. Y no es que los seres humanos de hoy seamos distintos a los seres humanos de otras épocas; pero sí constatamos cómo a la menor dificultad se arroja la toalla, ya que “si las cosas no van bien, nos separamos”. Como resultado de esta mentalidad, proliferan los contratos por unos años y la misma sociedad nos ofrece conductas más cómodas, más seguras, libres de todo riesgo y peligro.

Lo primero que cualquier madre o maestro debería enseñar a los niños es que es posible el compromiso de amor de por vida. Para poder permanecer en el amor, es necesario alimentarlo y renovarlo cada día, como se renuevan las fuerzas con la comida y el descanso. Para amar, no hay recetas especiales; sí puede ayudarnos el caer en la cuenta de que:

Nosotros debemos amarnos, “porque Él nos amó primero” (1 Jn 4.19) y de que el amor de Dios se ha hecho visible en Jesús, que “vive en mí…y se entregó a si mismo por mí” (Gal 2,20).

Debemos creer en el amor, como lo más importante de nuestra vida; con él se puede conseguir, superar y abarcar todo.

No debemos dejar entrar al odio y ni al rencor en nuestro corazón. Descubrir que la amistad, el amor, es infinitamente más rentable y provechoso que todo lo que nos puede arrancar la vida.

No hay otro examen fuera del amor. “A la tarde te examinarán en el amor” (S. Juan de la Cruz). La vida sin amor no sabe a nada y no merece la pena vivirla.

Para ver el Blog del P. Eusebio: http://lafuentequemana.blogspot.com/